¿Cuáles son las ventajas para una nueva «startup» o empresa emergente?

Cuáles son las ventajas para una nueva "startup" o empresa emergente

Ley de Empresas Emergentes aprobada

El Consejo de Ministros ha aprobado la remisión a las Cortes del Proyecto de Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes, conocida como Ley de Startups. Para que una empresa pueda ser considerada startups, deben ser independiente de otras empresas, no debe cotizar en bolsa, y tener una facturación anual inferior o igual a 5 millones de euros.

Antes de analizar las fortalezas de las nuevas ventajas fiscales aprobadas recientemente, debemos comprender las ideas conceptuales que hay detrás de estas medidas.

Cuando hablamos de startups”, nos referimos a todas aquellas empresas emergentes que nacen con ideas innovadoras que se caracterizan por ser escalables y dinámicas. En este sentido, son empresas jóvenes con pocos recursos pero con mucho potencial para obtener buenos resultados. Desde un punto de vista técnico, las empresas emergentes suelen ser fundadas por una a tres personas enfocadas en responder a las necesidades del mercado de manera innovadora. 

Marco legal que intenta facilitar la adaptación y el desarrollo

El hecho de que tales empresas hayan estado hasta ahora sujetas a la normativa mercantil o tributaria vigente puede generar cambios, ya que las regulaciones no entienden las peculiaridades de este tipo de empresas emergentes y, por lo tanto, imponen altas exigencias. Por ello, el Congreso de ministros del estado español ha aprobado recientemente una ley por la que establece un marco legal de referencia y un conjunto estructurado de medidas que facilitarán su adaptación y desarrollo en el mercado.

Ventajas que aportará la  Nueva Ley

En este sentido, vamos a analizar de forma general las principales ventajas que aportará la nueva ley:

  • Las medidas se promulgaron para flexibilizar la creación de autocartera de sociedades limitadas, que es la forma jurídica adoptada por la mayoría de las empresas emergentes. En este sentido, se otorga un trato fiscal más favorable a los beneficios a través de la participación social o la titularidad de acciones en empresas emergentes. Con estas medidas se pretende paliar las dificultades que tienen estas empresas para atraer y retener a colaboradores con formación profesional.
  • En cuanto a los incentivos fiscales, se espera que el impuesto de sociedades se reduzca un 15% y el impuesto sobre la renta de residentes también se reduzca significativamente (la tasa impositiva general se reducirá del 25% al ​​15%). Asimismo, se suprime la obligación de realizar pagos a cuenta de los citados impuestos en un plazo de dos años desde que la base imponible sea positiva. El objetivo principal de estas medidas es atraer y recuperar talento nacional e internacional.
  • Por primera vez se ha reconocido la imagen del acreedor en serie, es decir, abriendo la posibilidad de lanzar nuevos proyectos a quienes ya iniciaron empresas con las mismas características. Por tanto, un mismo emprendedor puede aprovechar hasta tres proyectos diferentes.

Pueden ponerse en contacto con Laver Consultores para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.