Morosidad. ¿Cómo podemos controlarla?

Morosidad

Morosidad.

CONTROL DE LA MOROSIDAD. PRIMEROS PASOS.

Si las gestiones telefónicas o vía email llevadas a cabo con el deudor resultan infructuosas, es conveniente que la empresa efectúe una reclamación extrajudicial y formal de la deuda, indicando el número factura, fecha e importe debido, y dejar constancia de la misma por medio de carta, email o fax.

Y si ello no diera resultado, recomendamos la intervención letrada, como paso previo a una posible acción judicial.

CONTROL DE LA MOROSIDAD. ¿CUÁL PODRÍA SER EL RESULTADO DE LA INTERVENCIÓN LETRADA?

a. Que el deudor no conteste ni pague la deuda.

b. Que el deudor abone la deuda.

c. Que el deudor quiera negociar un aplazamiento.

CONTROL DE LA MOROSIDAD. ASPECTOS A CONSIDERAR PARA INICIAR LA RECLAMACIÓN JUDICIAL

Agotada la vía amistosa, bien a través de la empresa y/o a través de abogado, hay que entrar a valorar la conveniencia de la acción judicial de reclamación, analizando:

a. Importe de la deuda.

b. Garantías de cobro.

c. Documentación y justificación de la deuda.


MorosidadCONTROL DE LA MOROSIDAD
. RECOMENDACIONES Y OBJETIVOS

1. Establecer un protocolo empresarial de reclamación frente a los impagos con el objetivo de no perder tiempo y eficacia en la reclamación. 

2. Estudiar la conveniencia de renunciar a “parte” de la cantidad debida con el objetivo de optimizar los costes.

3. Optar por el proceso monitorio siempre que haya la seguridad de que la deuda está documentada, justificada y que no sea objeto de controversia con el objetivo de agilizar al máximo el proceso.

4. Establecer sistema de gestión de la información para conservar los presupuestos, contratos y correspondencia con los clientes con el objetivo de maximizar las posibilidades de éxito de la reclamación.

5. Optar por el procedimiento de reclamación judicial en vía civil cuando el deudor sea solvente o tenga bienes con el objetivo de evitar estrategias “evasivas” del deudor.

El procedimiento de reclamación de deudas en vía extrajudicial y judicial es una INVERSIÓN para la empresa: PROTEJA su reputación frente a incumplimientos y GARANTICE el buen desarrollo  de  sus relaciones mercantiles.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *