Los diferentes tipos de excedencias y su cotización

como cotizan las exedencias

El vigente Art. 46 del Estatuto de los Trabajadores regula la excedencia, tanto la voluntaria como la forzosa, así como la excedencia por cuidado de hijos o familiar, situación por la que el trabajador no tiene que acudir a su puesto de trabajo liberando a la empresa de abonar su salario y de cotizar por él.

La excedencia voluntaria o forzosa no cotiza, salvo excepciones

Por lo que respecta, en concreto, a los casos de excedencia voluntaria y forzosa, a diferencia de lo que más adelante expondremos para el supuesto de la excedencia de un hijo o familiar, la Seguridad Social no considera ni entiende como cotizado este periodo de excedencia a ningún efecto, por lo que el trabajador, para evitar esta ausencia de cotizaciones, puede suscribir un Convenio Especial con la Tesorería General de la Seguridad Social hasta un año después de iniciada la excedencia, con la única condición de que deberá de tener cotizado 1.800 días dentro de los doce años anteriores al inicio de la excedencia, siendo la base de cotización del Convenio Especial la media de las cotizaciones realizadas en los últimos seis meses anteriores al inicio de la excedencia.

Ventajas de la excedencia por cuidado de hijos o familiar

A diferencia de la excedencia voluntaria, la motivada por cuidado de un hijo o familiar, además del beneficio de tener reservado el puesto de trabajo durante el primer año de disfrute de la excedencia, tiene de acuerdo con el Art. 237 de la Ley General de la Seguridad Social, una serie de ventajas a efectos de cotización, a saber:

Si la excedencia es por cuidado de un menor hasta los tres años, se tendrá por cotizado todo el periodo de excedencia a efectos de prestaciones por Jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad.

Si la excedencia es por cuidado de un familiar, se considerará cotizado el primer año de excedencia a los efectos de las anteriormente mencionadas prestaciones a abonar por la Seguridad Social.

Cabe señalar, respecto a esta consideración de las cotizaciones a la Seguridad Social, que no se tendrán en cuenta a los efectos de desempleo, así como que, si la excedencia viene precedida de una situación de reducción de jornada por cuidado de un hijo o familiar, las cotizaciones durante este periodo serán consideradas al 100% sin tener en cuenta la reducción de jornada.

Te puede interesar este artículo<< Permisos Retribuídos por cuidado de hijos menores o familiares >>