La felicidad en las empresas ¿Qué podemos hacer?

felicidad-laboral

Felicidad en las Empresas

Felicidad en las Empresas

Da la casualidad que la semana pasada asistí a las II Jornadas Internacionales de RRHH 2.0 y en una de las ponencias se habló sobre la felicidad en el trabajo. Y esto coincide con que hace un par de semanas leí un artículo en La Contra de La Vanguardia que hablaba sobre la actitud y el impacto que tiene en nuestra felicidad.

Estoy convencida de que puede existir la felicidad en el trabajo y para que esta exista es necesario trabajar nuestra actitud y que las empresas hagan cosas que potencien la felicidad de las personas que trabajan en ellas. Por lo tanto, la felicidad en el trabajo es una responsabilidad compartida (depende de uno mismo y también de la empresa).

¿Qué puedes hacer tú?

Algo tan esencial como trabajar tú actitud. Y con esto me refiero a la actitud con la que decides moverte y mostrarte al mundo. Es cierto que a todos nos pasan cosas (unas mejores que otras) pero lo más importante de todo es la vivencia que cada uno hace de lo que le pasa. Leía en el artículo que os comentaba, que la felicidad depende en un 10% de lo que te sucede y en un 90% de la vivencia que haces de lo que te sucede.

Felicidad en las Empresas

Por lo tanto, tú decides si quieres asumir un papel en el que vives instalado en la queja y en el que parece que nada depende de ti o si por el contrario prefieres asumir un papel protagonista en el que te ocupas de las cosas que te suceden y le sonríes a la vida.

¿Has parado a pensar en el impacto que tiene una actitud u otra con las personas de tu entorno? Ir por la vida con una de estas dos actitudes no pasa desapercibida y aunque parezca absurdo, sí que tiene un efecto en nuestra manera de estar y en nuestra manera de relacionarnos.

Y muchas veces, lo que nos pasa es que vamos tan acelerados que ni paramos a mirar con qué actitud nos estamos moviendo. A mí me ha pasado más de una vez, y han sido las personas de mi entorno más cercano (marido, hijas y personas de confianza en el trabajo), los que me han hecho tomar consciencia de la actitud en la que estoy instalada. Realmente son como un espejo que me muestran como estoy. Sobre todo veo el impacto que tengo por sus reacciones y actitudes.

Y las organizaciones, ¿Qué pueden hacer para incrementar el bienestar de sus empleados?

Más allá del sueldo, es básico que las personas de vuestra organización sientan que se preocupan por ellos. Y esto puede hacerse de varias maneras:

a) Crear un espacio para conocer qué es importante para los trabajadores y conocer cuál es su nivel de satisfacción. Trabajar la escucha y capacidad para indagar y dejar a un lado la capacidad para asumir y dar por hecho.

b) Potenciar la participación y crear una organización que implique a sus empleados. Posiblemente aumente su bienestar si sienten que forman parte del proyecto, que se les pregunta por su punto de vista y que su visión es importante.

c) Potenciar un buen estilo comunicativo en el que se trabaje el reconocimiento, se escuche al equipo, se delegue y se transmita de forma clara cuáles son los objetivos y qué es lo que se espera de cada uno.

Felicidad en las Empresas

d) Celebrar los éxitos y retos conseguidos de tu equipo.

Estas, sólo son algunas acciones a poner en marcha. Se pueden inventar muchas más que tengan un impacto en el bienestar de vuestros equipos. Al final, el hecho de que alguien se sienta a gusto en el trabajo tiene un impacto directo en su nivel de implicación y en consecuencia un impacto positivo en su rendimiento y productividad.