Novedades de la nueva Ley Crea y Crece

El pasado jueves 30 de junio el Congreso de los Diputados aprobó el proyecto de Ley de Creación y Crecimiento de Empresas, la conocida como «Ley crea y crece», con el fin de mejorar las condiciones para la constitución de nuevas Sociedades de Responsabilidad Limitada, así como para facilitar su expansión y crecimiento.

Entre las novedades más destacables, la norma incluye la posibilidad de constituir una sociedad de responsabilidad limitada (SRL) con un capital social de 1€, en lugar de los 3.000€ exigidos actualmente. Sin embargo, se deberá destinar a una reserva legal como mínimo el 20% de los beneficios obtenidos desde la creación de la empresa hasta que esta reserva junto con el capital social llegue a los 3.000 euros.

Teniendo en cuenta la delicada situación económica que existe a raíz de la grave afectación sanitaria provocada por la COVID-19, se creó la Ley para facilitar la creación de empresas y la expansión de negocios a través de un conjunto de medidas que a continuación explicaremos, enfocadas a mejorar el proceso de crecimiento de las empresas.

La ley introduce una serie de novedades para reducir costes y agilizar el proceso de creación de nuevas empresas, aumentando así la productividad y competitividad del sector. Por tanto, algunos de los principales aspectos contenidos en los citados textos legales son los siguientes:

  • Medidas anti-morosidad: a través de requisitos como la obligación de expedir y remitir facturas electrónicas en todo tipo de relaciones comerciales entre empresas y autónomos, así como la creación de una serie de medidas sancionadoras para aquellos quienes incumplan lo establecido en la Ley de Morosidad 3/2004. Además, se establece que será el Observatorio Estatal de la Morosidad Privada quien se encargue de llevar a cabo el seguimiento y análisis de todos los datos y plazos de pagos que deben llevarse a cabo, publicando unos listados anuales de las empresas que se encuentren en situación de morosidad (personas jurídicas que no paguen en plazo un porcentaje superior al 5% de sus facturas y que el importe total de las facturas impagadas sea superior a 600.000 euros).
  • Constitución de forma telemática: con tal de facilitar la creación de nuevas sociedades, se facilita su constitución a través de la ventanilla única del Centro de Información y Red de Creación de Empresas, reduciendo en gran medida los plazos y costes de su creación.
  • Actividades sin licencia: gracias a la ampliación del listado de actividades que no requieren de licencia para su creación, se facilita así la constitución de empresas nuevas.
  • Disminución del capital social reglamentario: hasta ahora, era exigido que, a fin de poder constituir una Sociedad Limitada, se debía partir de un capital social mínimo de 3.000 euros. A raíz de la Ley Crea y Crece, se reduce dicho importe hasta la cantidad de 1 euro, aunque con una reserva legal de mínimo el 20% de los beneficios obtenidos desde la creación de la sociedad, hasta que dicha reserva y el capital social alcancen los 3.000 euros.
  • Financiación: La iniciativa adapta la legislación española a la normativa europea respecto al crowdfunding, dando una mayor flexibilidad a estas plataformas para que presten sus servicios en Europa. Además, amplía el tipo de empresas en las que pueden invertir las compañías de capital riesgo, incluyendo las financieras con una actividad que esté sostenida «principalmente en la aplicación de tecnología”. Además, se refuerza la protección de los inversores y se permite la creación de vehículos para agrupar a los inversores y así reducir costes de gestión. Para ampliar el universo de proyectos empresariales elegibles se elevan los umbrales de inversión por proyecto (de 2 a 5 millones de euros) y se modifican los límites de inversión por proyecto para inversores minoristas, que pasan a ser el más alto entre 1.000 euros o el 5% de la riqueza.

Así pues, todas las medidas recogidas en la Ley Crea y Crece constituye una gran reforma estructural del plan de recuperación, con la esperanza de fortalecer, dinamizar y promover la solvencia comercial del país.