¿Te atreves a decir no?

aprender-a-decir-no

Decir No

Decir No.

¿Qué tal vuestras últimas semanas de trabajo? Para mí han sido unas semanas intensas. Unos días en los que por tal de querer dar respuesta a todos y dejarlo todo cerrado antes de vacaciones, me he dado cuenta de algo y es de la dificultad que tengo de decir no.

He abarcado más de lo que podía y ha tenido consecuencias. Al final me ha faltado tiempo para dedicarme a algo que también es prioritario y forma parte de mi trabajo. Con este entusiasmo por decir a todos y a todo que sí y agradar a los demás, le he dicho que no a algo que también es una parte importante en mí trabajo y es a parar para invertir el tiempo en pensar, desarrollar y crear nuevos productos.

Para decir no, necesitamos poner en marcha nuestra habilidad conversacional. Y muchas veces no es tan sencillo porque damos prioridad a agradar a los demás y nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestras necesidades e intereses.

Ponemos el foco en cumplir con las expectativas de los otros y en la imagen que damos. Y muchas veces, no nos damos cuenta de las dificultades que aparecen al estar más comprometido con el sí:

Régimen Disciplinario

a) Decir que sí a todo hace que nos podamos encontrar con problemas a la hora de cumplir con nuestras promesas. Reconozco que en los últimos meses me ha pasado varias veces. He dicho a todo que sí y cuando he visto que no podía llegar a todo, he tenido que aplazar alguno de los compromisos que había adquirido.

b) Vinculado a no saber decir que no también está el reaccionar mal cuando nos dan un no por respuesta. Y muchas veces, antes de obtener un no por respuesta preferimos no pedir.

c) Muchas veces, también nos enfadamos con el descaro que tienen las personas que piden. Solemos verles como insensibles ya que no se dan cuenta de que vamos hasta arriba de trabajo y nos olvidamos de nuestra dificultad por decir no.

En definitiva, decir que no es una habilidad conversacional a desarrollar. También es importante desarrollar la capacidad de dejar que los otros también tengan la libertad de decirnos que no. ¿Os animáis?